SALUDO NAVIDEÑO PARA NUESTRA COMUNIDAD EDUCATIVA : Liceo JCB-Recreo

Querida Comunidad Liceo José Cortés Brown Recreo:

“Al llegar la medianoche y al romper en llanto el Niño, las cien bestias despertaron y el establo se hizo vivo…”. Así comienza Gabriela Mistral su poema El Establo. Los versos de la poetisa nos retratan como el llanto del niño Jesús y los animales, quizás haciendo un guiño a Isaías 11,9. Nuestra poetisa retrata el establo como un espacio de ternura, de convivencia y de paz. Por ello, la historiadora chilena Olaya Sanfuentes define el pesebre como “símbolo de la humanidad de Dios”[1]. El establo tiene texturas, olores, sonidos, silencios. Es un espacio vivo y dinámico.
Dios en Jesús necesitó buscar el pecho de María. Dios llegó al mundo llorando por frío, por hambre, por debilidad. Esta es la tierna paradoja del pesebre. Y esta paradoja es la que nos manifiesta un sentido auténtico de la esperanza: si Dios ha padecido hambre, si Dios lloró, si Dios nació como nosotros hemos nacido: Dios nos conoce y despierta en nosotros la esperanza de un futuro en plenitud iluminado por la resurrección.

En Jesús de Nazaret, el cielo se ha unido con la tierra y la esperanza en la tierra nueva ha comenzado a tomar carne. ¿Se hará presente el niño Jesús en nuestro Liceo?, ¿aquí en Viña del Mar?, ¿en nuestro País?… preparemos el pesebre para que la Sagrada Familia tenga dónde alojar y el Espíritu de Dios se quedará allí y podremos escucharlo para aprender de Él y vivir de acuerdo a su corazón. En ese niño de Belén encontraremos respuestas a nuestros dolores y alegrías…

Esperamos que esta Navidad sea para cada uno de ustedes un momento de alegría y unión familiar. Que la esperanza que nos regala el recién nacido, nos entregue la FE en un mundo mejor y mucho más humano.

Afectuosamente,

LA DIRECCIÓN

Compartir en .....
Share on Facebook
Facebook
0